¿Qué hacen las avispas por el medio ambiente?

Última actualización en mayo 17, 2024 por Ecologica Life

El verano trae sol, barbacoas y, por desgracia, avispas. Pero antes de aplastarlas, ten en cuenta esto: las avispas pueden ser algunos de los héroes anónimos de la naturaleza.

Si elimináramos las avispas, ¿se daría cuenta el mundo? ¿Las avispas hacen algo por el medio ambiente? Los científicos dicen que sí, y resulta que las avispas son más interesantes de lo que la mayoría pensamos.

Siga leyendo para saber más sobre la interesante y compleja vida de las avispas y por qué son útiles.

Introducción

Es verano, estás en una barbacoa o en el parque, cuando de repente oyes un fuerte zumbido. Es una avispa que no te deja en paz ni a ti ni a tu comida/picnic, ahora hay unas cuantas. Pequeños bichos muy molestos.

Pero no sólo molestan, si tienes suerte pueden picarte, una experiencia nada agradable. El dolor, el zumbido y los ataques a nuestra comida hacen de las avispas, como era de esperar, uno de los animales menos favoritos de la gente.

En cambio, las abejas tienen muy buena reputación. La gente se preocupa por las abejas. Tanto que hay movimientos en todo el mundo para proteger las poblaciones de abejas. Los apicultores estadounidenses informaron de que habían estabilizado la población de abejas melíferas en 2023.

Los abejorros no superan la prueba de visión cromática debido a un pesticida común.

A pesar de las molestias, las avispas llevan una vida fascinante y además son muy importantes para el medio ambiente. Las avispas se enfrentan a problemas similares a los de las abejas, por lo que es importante que nos tomemos un momento para entenderlas un poco mejor antes de descartarlas tan ignorantemente como plagas de verano.

Sin duda, no estaríamos mejor sin ellos.

¿Qué hacen las avispas?

Las especies que viven en colonias y construyen nidos representan sólo una pequeña fracción de la diversidad total de avispas. Sólo en el Reino Unido hay más de 9.000 especies. La mayoría de las avispas no son sociales, sino solitarias (también llamadas avispas cazadoras). Algunas son tan pequeñas que resultan casi microscópicas. Es poco probable que se encuentre con avispas solitarias y en gran medida se pasan por alto. Las avispas solitarias pueden ser negras y amarillas, pero también negras y naranjas, negras iridiscentes (brillantes) o moradas.

La imagen muestra un ejemplo de avispa solitaria. Se trata de una avispa Potter construyendo su nido de barro.
La avispa Potter es un tipo de avispa solitaria. Ésta está terminando su nido de barro. Crédito: Ian Alexander/Wikimedia

Los insectos que todos llamamos "avispas" son en realidad un subgrupo de avispas conocidas como avispas sociales (o avispas chaqueta amarilla). Estas avispas sociales forman colonias compuestas por cientos de miles de obreras en su mayoría estériles (con unos pocos machos fértiles) y su madre, mucho más grande, la reina que pone huevos.

La imagen muestra Vespula Germanica, un ejemplo de avispa social.
Una avispa social, Vespula Germanica. Crédito: Richard Bartz/Wikimedia.

La reina libera una feromona que bloquea el desarrollo reproductivo de las obreras. Cuando la reina muere, las obreras comienzan a desarrollar ovarios en un par de semanas y pueden llegar a poner huevos. Sin embargo, las avispas que nacen de estos huevos son siempre machos. Esta es la forma que tiene la naturaleza de garantizar que, aunque la reina muera prematuramente, su ADN pueda transmitirse.

Los nidos de las avispas sociales están hechos de fibras de madera recogidas y mezcladas con agua por diligentes avispas obreras. Así se crea una especie de papel maché que forma estructuras fuertes y duraderas. La construcción del nido comienza a finales de la primavera, cuando la reina sale de la hibernación. La reina empieza construyendo un pequeño nido con unas pocas celdillas de papel. Tiene que hacer sola el primer grupo de obreras. Una vez que estas obreras iniciales maduran, se encargan de las diversas tareas necesarias para mantener a la colonia en crecimiento.

Imagen de avispas sociales construyendo un nido de papel.
Avispas sociales construyendo un nido de papel. Créditos: Kathy Jones/Wikimedia.

Las avispas obreras cuidan incansablemente de sus hermanas, realizando tareas como la construcción del nido, la defensa, la recolección de alimentos y el cuidado de la reina. Sorprendentemente, la colonia es capaz de organizarse eficazmente para que cada obrera sepa dónde estar.

A medida que la colonia crece, las obreras alimentan a ciertas larvas jóvenes a un ritmo mucho mayor, lo que desencadena cambios genéticos que desarrollan reinas potenciales (ginas) en lugar de obreras. Un nido medio de avispas produce entre 1.000 y 2.000 reinas por temporada. Tras aparearse con machos de otras colonias, las ginas pueden permanecer en el nido durante el invierno y crear una nueva colonia en la primavera siguiente.

Las avispas macho (zánganos), que no participan en las actividades de la colonia, se desarrollan a partir de huevos no fecundados mediante un proceso denominado haplodiploidía, que también se da en abejas y hormigas. Los zánganos permanecen en el nido hasta que las reinas los expulsan. A partir de ese momento, permanecen alejados del nido. Sólo se alimentan y esperan su momento hasta que encuentran una ginebra con la que aparearse.

Piense lo que quiera, pero la vida social de estas avispas no es aburrida. Sin embargo, las avispas no producen miel. Entonces, ¿para qué sirven las avispas? ¿Cuál es la función de las avispas?

El papel de las avispas en el medio ambiente

¿Para qué sirven las avispas? ¿Son las avispas polinizadoras? ¿Para qué sirven las avispas en el medio ambiente? Pues bien, las avispas tienen dos funciones clave en el medio ambiente: El control de plagas y la polinización.

En primer lugar, las avispas desempeñan un importante papel ecológico al controlar el número de plagas, como las moscas verdes y las orugas. Se calcula que sólo en el Reino Unido las avispas sociales son responsables de 14 millones de kilogramos de insectos presa durante el verano.1 Para ponerlo en perspectiva, ¡eso equivale aproximadamente al peso de 112 autobuses de dos pisos! Imagínese un mundo con muchas más plagas en nuestros cultivos y jardines sin estos laboriosos cazadores.

Además de feroces depredadoras, las avispas son reconocidas cada vez más como valiosos polinizadores, que transfieren el polen cuando visitan las flores para beber néctar. Su atracción por los líquidos dulces explica por qué se vuelven especialmente molestas al final del verano.

A finales de agosto, los nidos de avispa están llenos de obreras, pero dejan de criar larvas. Cuando los nidos tienen larvas, las obreras necesitan recolectar proteínas. Así que cazan invertebrados en nuestros jardines. Una vez alimentadas, las larvas convierten este alimento rico en proteínas en hidratos de carbono, que segregan en gotitas azucaradas que alimentan a las avispas obreras.

Una vez que las larvas han desaparecido, las avispas adultas tienen que encontrar fuentes alternativas de azúcar. Normalmente buscan néctar, pero por supuesto se sienten atraídas de forma natural por nuestros alimentos y bebidas azucarados. Esto hace que los encuentros fortuitos con ellas sean especialmente frecuentes al final del verano, cuando comemos al aire libre y disfrutamos del buen tiempo.

Investigadores del UCL y de la Universidad de East Anglia han hallado recientemente pruebas de que las avispas visitan 960 especies de plantas.2 Entre ellas, 164 especies que dependen completamente de las avispas para su polinización. Algunas orquídeas incluso imitan el aspecto de las avispas hembra para atraerlas a la polinización. Los investigadores sugieren que, dado que muchas avispas visitan una amplia gama de plantas, podrían actuar como polinizadores de reserva para plantas que han perdido a sus principales polinizadores locales.

Cabe mencionar aquí que las Agaonidae, comúnmente conocidas como avispas de los higos, son los únicos polinizadores de casi 1000 especies de higos. Esto las convierte en esenciales para la supervivencia de estas plantas. A su vez, las avispas de la higuera dependen totalmente de las higueras para su propia supervivencia. Se crea así una relación totalmente mutualista en la que ambas especies se benefician de su estrecha coevolución.

Como papel secundario adicional, las avispas también son presa de algunas especies en particular. Mientras que la mayoría de las especies se mantienen alejadas de las avispas debido a su aguijón, los abejarucos (de la familia de aves Meropidae) están especializados en comer insectos que pican. Eliminan el veneno del aguijón rozando repetidamente la presa contra un objeto duro, como una ramita. Otros depredadores son el halcón abejero y el correcaminos.

En Medicina

Más allá de sus funciones ecológicas, las avispas tienen potencial médico. El veneno de las avispas solitarias y sociales contiene antibióticos que preservan a sus presas manteniéndolas libres de enfermedades. Además, las larvas de las avispas sociales producen secreciones ricas en antimicrobianos que las avispas obreras aplican sobre sus cuerpos, crías y nidos.

Estos antimicrobianos resultan prometedores para combatir patógenos humanos. Un patógeno que merece especial atención es Mycobaterium abscessus, un patógeno humano cada vez más importante debido a su resistencia a varios fármacos antimicrobianos. Un estudio pionero realizado en 2016 demostró que un péptido conocido como polydim-I procedente del veneno de avispa induce la disrupción de la pared celular bacteriana sin tener efectos tóxicos en las células de mamíferos.3 Los investigadores también trataron a ratones infectados con esta bacteria e indujeron una reducción de 0,8 a 1 log de la carga bacteriana en los pulmones, el bazo y el hígado.

Incluso los nidos de avispas sociales, como las del Polistes especies, poseen propiedades antibióticas, eficaces contra bacterias tales como Stretococcus mutansque se asocia con la caries dental, así como Actinomyces y Lactobacillus.4 Curiosamente, estos nidos (Nidus Vespae) se consideran una forma de medicina tradicional china para el dolor de muelas mediante el cepillado dental.5 También se utiliza para tratar diversas enfermedades, como las cardiovasculares, digestivas y urinarias.

En un interesante estudio de 2020, un péptido derivado del veneno de avispa se convirtió en un potente antimicrobiano capaz de resolver en ratones infecciones que de otro modo serían letales.6 El péptido se dirigía a la membrana bacteriana al tiempo que modulaba la respuesta inmunitaria del huésped y reducía la inflamación no deseada. Las moléculas derivadas del veneno podrían ser una nueva fuente de antibióticos muy necesarios.

Por último, una de las perspectivas médicas más intrigantes es el uso del mastoparán, un compuesto que se encuentra en el veneno de las avispas sociales.7 Esta familia de péptidos se dirige selectivamente a las células cancerosas en lugar de a las sanas. Sin embargo, su aplicación práctica en el tratamiento del cáncer aún se encuentra en las primeras fases de investigación.

La naturaleza es inteligente y deberíamos buscar más respuestas en ella. Algunas de nuestras mejores medicinas hasta la fecha proceden de la naturaleza.

Resumen

Las avispas llevan una vida compleja e interesante. La mayoría son criaturas solitarias, las pocas que interactúan con nosotros suelen ser de tipo social. Las avispas desempeñan un papel ecológico clave en la depredación y polinización del medio ambiente. Cuando no pueden obtener azúcar de sus larvas, buscan néctar y alimentos azucarados. Esto explica por qué los encuentros con avispas aumentan al final del verano. Por último, el estudio de nuestras pequeñas amigas zumbadoras (ligeramente agresivas) ha revelado que su veneno e incluso sus nidos podrían tener aplicaciones médicas.

Entender a las avispas es un paso más hacia apreciar su importancia. Puede que sigan sin gustarte, y no pasa nada, pero esperemos que la próxima vez que veas una avispa amarilla pienses en ellas como algo más que una simple plaga.

Dinos si hemos conseguido cambiar tu opinión sobre las avispas en los comentarios. Y no olvides compartir este artículo con tus amigos que odian a las avispas.

Referencias

  1. ¿Para qué sirven realmente las avispas? - BBC.
  2. Brock, R.E., Cini, A. y Sumner, S. (2021), Ecosystem services provided by aculeate wasps. Biol Rev, 96: 1645-1675. https://doi.org/10.1111/brv.12719.
  3. Das Neves RC, Trentini MM, de Castro e Silva J, Simon KS, Bocca AL, Silva LP, et al. (2016) Antimycobacterial Activity of a New Peptide Polydim-I Isolated from Neotropical Social Wasp. Polybia dimorpha. PLoS ONE 11(3): e0149729. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0149729.
  4. Xiaoxu Guan, Yi Zhou, Xue Liang, Jin Xiao, Libang He, Jiyao Li, Effects of compounds found in Nidus Vespae on the growth and cariogenic virulence factors of Streptococcus mutans, Microbiological Research, Volume 167, Issue 2, 2012, Pages 61-68, ISSN 0944-5013, https://doi.org/10.1016/j.micres.2011.03.002.
  5. Jin Xiao, Yuan Liu, Yu Ling Zuo, Ji Yao Li, Ling Ye, Xue Dong Zhou, Effects of Nidus Vespae extract and chemical fractions on the growth and acidogenicity of oral microorganisms, Archives of Oral Biology, Volume 51, Issue 9, 2006, Pages 804-813, ISSN 0003-9969, https://doi.org/10.1016/j.archoralbio.2006.03.014.
  6. Silva, O.N. et al. (2020) "Repurposing a peptide toxin from Wasp Venom into antiinfectives with dual antimicrobial and immunomodulatory properties", Actas de la Academia Nacional de Ciencias, 117(43), pp. 26936?26945. doi:10.1073/pnas.2012379117.
  7. Natália Bueno Leite, Anders Aufderhorst-Roberts, Mario Sergio Palma, Simon D. Connell, João Ruggiero Neto, Paul A. Beales, PE and PS Lipids Synergistically Enhance Membrane Poration by a Peptide with Anticancer Properties, Biophysical Journal, Volume 109, Issue 5, 2015, Pages 936-947, ISSN 0006-3495, https://doi.org/10.1016/j.bpj.2015.07.033.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deje el campo de abajo vacío.

También le puede gustar