Baño de bosque en un parque japonés. Crédito: Ryutaro Tsukara/Pexels

¿Pueden los baños de bosque hacer que te sientas mejor?

Última actualización el 29 de febrero de 2024 por Ecologica Life

Hoy en día vivimos en un mundo acelerado e impulsado por la tecnología. La idea de sumergirse en el mundo natural puede parecer una noción pintoresca de una época pasada. Después de todo, ¿quién tiene tiempo para eso?

Sin embargo, la práctica del baño en el bosque, conocida como skinrin-yoku en Japón, está resurgiendo en todo el mundo. La gente está redescubriendo los profundos beneficios de pasar tiempo en el bosque.

En este artículo analizaremos qué es el baño de bosque, qué dice la ciencia sobre sus beneficios para la salud y cómo practicarlo.

¿Qué es el baño de bosque?

El baño de bosque es sencillo. Consiste en sumergirse en un bosque o entorno natural y utilizar todos los sentidos. Es una experiencia personal, para algunos puede consistir en recorrer kilómetros a pie y para otros simplemente sentarse tranquilamente en la naturaleza. Se trata de estar presente y ser consciente de la conexión con la naturaleza.

Orígenes del baño de bosque

Aunque los baños de bosque están experimentando un resurgimiento en todo el mundo, el término se originó en Japón, donde se acuñó "shinrin-yoku" en la década de 1980. La idea se extendió rápidamente y, hoy en día, personas de todo el mundo reconocen sus innumerables beneficios.

La ciencia del baño de bosque

La imagen muestra cómo sería un baño de bosque en Japón.
Crédito: Marcel Kodama/Pexels

Los baños de bosque suenan a moda hippie alternativa. Pero, ¿tiene beneficios reales y cómo funciona? Afortunadamente, la ciencia tiene algunas respuestas. Científicos japoneses han realizado algunos estudios interesantes.

En un estudio, los investigadores recogieron muestras de sangre y orina después de un viaje de 3 días y 2 noches a un bosque. Las muestras se recogieron durante el viaje, una semana después del viaje y un mes después del viaje. El estudio analizó la actividad de los glóbulos blancos.

El estudio descubrió que, incluso un mes después del viaje, la actividad de los glóbulos blancos había aumentado significativamente. Compararon estos resultados con un viaje a la ciudad como turista, ¡que no aumentó la actividad de los glóbulos blancos!

La investigación ha demostrado que inhalar aire fresco del bosque nos expone a algo llamado fitoncidas. Son sustancias químicas que liberan las plantas en el aire para defenderse de los insectos. Los fitoncidas tienen propiedades antibacterianas y antifúngicas. Este puede ser uno de los modos en que el bosque estimula nuestro sistema inmunitario.

Por lo que hemos leído, no todos los científicos se ponen de acuerdo sobre la forma exacta en que el ambiente forestal puede mejorar la salud. Parece que los ambientes forestales tienen un efecto psicológico positivo. Sabemos desde hace tiempo que sentirse bien favorece una buena respuesta inmunitaria, lo que ayuda a reducir el estrés y a mejorar la salud humana. También puede haber otros factores en juego, como el hecho de que los bosques suelen tener menos contaminación atmosférica, por ejemplo.

Guía sobre la crisis de la contaminación atmosférica

Cómo practicar el baño de bosque

  1. Elige un entorno natural: Busca un bosque cercano, un parque o cualquier otro entorno natural que te atraiga. No tiene por qué ser un inmenso páramo; incluso los espacios verdes urbanos pueden hacer maravillas.
  2. Desconecta: Deja atrás los gadgets o ponlos en modo silencio. El objetivo es estar plenamente presente en el momento.
  3. Involucra tus sentidos: Mientras paseas por el entorno, presta atención a las vistas, los sonidos, los olores, las texturas e incluso los sabores que te rodean. Siente las hojas bajo tus pies, respira, toca un árbol o una flor.
  4. Medita y relájate: Busque un lugar cómodo para sentarse o tumbarse y meditar o simplemente relajarse. Deja que tu mente divague mientras te sumerges en el entorno natural.
  5. Practica la atención plena: Concéntrate en el momento presente. Si tu mente se desvía hacia la lista de tareas pendientes o las preocupaciones, vuelve a centrarte suavemente.
  6. Quédate el tiempo que necesites: El baño de bosque no es una carrera. Dedícale el tiempo que necesites. Pueden ser 20 minutos o varias horas.

Los baños de bosque son una receta natural para quienes buscan reducir los niveles de estrés, mejorar el bienestar mental y reconectar con el mundo. Tanto si se encuentra en Londres, Nueva York, Tokio o cualquier otro lugar, dé un paso atrás. Sumérjase en el abrazo curativo de la naturaleza. Su mente, su cuerpo y su alma se lo agradecerán.

Cuéntenos sus experiencias de baño en el bosque en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deje el campo de abajo vacío.

También le puede gustar