Novedades en la lucha contra los CFC

Última actualización en enero 8, 2024 por Ecologica Life

En los años ochenta, se descubrió un agujero en la capa de ozono sobre la Antártida. Los científicos no tardaron en darse cuenta de que este agujero se debía a la fabricación y uso a escala mundial de sustancias químicas destructoras de la capa de ozono, como los clorofluorocarbonos (CFC). Los CFC estaban por todas partes, desde la laca para el pelo hasta los sistemas militares. Cuando se descubrieron, se pensó que los CFC eran los productos químicos milagrosos del mundo moderno, pero en realidad estaban causando una pérdida de ozono desconocida.

Rápidamente se descubrió que los CFC podían destruir el ozono de la atmósfera superior. Científicos, instituciones y gobiernos se unieron rápidamente en todo el mundo y prohibieron el uso de CFC en un acuerdo conocido como el Protocolo de Montreal sobre sustancias en 1987.

Es probable que este acuerdo sea, hasta la fecha, el tratado internacional sobre medio ambiente más exitoso que haya existido jamás. De hecho, datos recientes demuestran que el agujero en la capa de ozono se ha ido reduciendo y se prevé que se recupere por completo en 2070... Si nadie pone violetas al Protocolo de Montreal.

Violación del Protocolo de Montreal

En 2018 un estudio que conmocionó al mundo. Por primera vez desde la firma del Protocolo de Montreal, las emisiones de CFC, concretamente de CFC-11 (triclorofluorometano), volvieron a aumentar entre 2010 y 2018. Esto conmocionó al mundo porque se suponía que la fabricación de CFC-11 estaba prohibida desde 2010. La búsqueda de la fuente o fuentes de las nuevas emisiones de CFC, estaba en marcha.

Los científicos lograron localizar 40-60% de la fuente de las nuevas emisiones de CFC a China. Todas las miradas estaban puestas ahora en China para ver si tomaba medidas para enmendar esta infracción y, en caso afirmativo, cuáles.

China empezó a tomar medidas enérgicas contra las fuentes de fabricación de CFC-11. Lo que descubrieron fue que era fabricantes de espuma (utilizada en el aislamiento de viviendas) que consumían la sustancia ilegaly lo compraban a productores y distribuidores sospechosos.

Gran parte del gas CFC-11 se ha utilizado en el aislamiento de viviendas. IMÁGENES GETTY

Nuevas investigaciones sugiere que las medidas enérgicas de China contra el CFC-11 funcionaron, ya que las emisiones de CFC a escala mundial y en China están cayendo ahora por debajo de los niveles observados antes de los años en los que se produjo el aumento de CFC-11.

Sin embargo, las autoridades deben mantener un esfuerzo continuado, ya que, aunque la fabricación de CFC-11 ha descendido, entre 2013 y 2019 todavía se encontraba embebido en grandes cantidades en espumas y gases, que aún no han sido emitidos a la atmósfera.

Edificios de toda China y del resto del mundo contienen esta espuma. La Agencia de Investigación Medioambiental advierte que si esta espuma no se encuentra y elimina adecuadamente, puede emitir progresivamente hasta 3.400 millones de toneladas de CO2, aproximadamente la cantidad de emisiones anuales de CO2 de la Unión Europea.

¿Y el resto de las nuevas emisiones de CFC?

Nuevos datos de 2022 ha mostrado de dónde proceden las nuevas emisiones de CFC de 2012-2017. Si bien 40-60% del aumento procedieron del este de China, también hubo aumentos significativos de Asia occidental templada, así como de Asia tropical.

Mapamundi
Una nueva investigación del Laboratorio de Monitorización Global ha identificado Asia occidental templada y Asia tropical como dos regiones fuente adicionales de las crecientes emisiones de CFC-11 identificadas por los científicos de la NOAA en 2018. Trabajos anteriores lograron identificar a China como un lugar de origen. Crédito: Global Monitoring Laboratory, CC BY 4.0

Por desgracia, estas regiones abarcan zonas muy amplias de varios países. Esto dificulta un esfuerzo coordinado como el visto en China, ya que no se conocen bien las fuentes. La única solución para luchar contra las nuevas emisiones es establecer un muestreo de aire adicional regiones, como Asia, África y Sudamérica, que están muy insuficientemente representadas.

Si no se establecen lugares de muestreo adicionales, la capa de ozono tendrá más dificultades y tardará más tiempo en recuperarse. Los CFC son también potentes gases de efecto invernadero que favorecen el calentamiento global. Esperemos que los científicos, las instituciones y los gobiernos vuelvan a unirse para hacer frente a este problema, por el bien de la protección de la capa de ozono.

Camino hacia la recuperación

Según un examen anual de muestras de aire tomadas en lugares remotos de todo el mundo. Se ha producido un caída constante en las emisiones mundiales de sustancias que agotan la capa de ozono.

A principios de 2022, la concentración global de sustancias que agotan el ozono en la estratosfera de latitudes medias había descendido algo más de 50% hasta los niveles observados en 1980. Se trata de un hito importante, según los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA). Esto se ha conseguido gracias a la cooperación internacional y al cumplimiento del Protocolo de Montreal durante tres décadas.

Stephen Montzka, científico jefe del Laboratorio de Vigilancia Mundial de la NOAA, declaró: "Es estupendo ver este progreso. Al mismo tiempo, es un poco humillante darse cuenta de que la ciencia está aún muy lejos de poder afirmar que el problema del agotamiento del ozono ha quedado atrás". Si seguimos vigilando de cerca la situación y somos proactivos en la protección del ozono, la atmósfera sobre el hemisferio sur y el polo sur debería recuperarse por completo en 2070.

También le puede gustar