Foto en Alaska
Crédito: Pixabay/Pexels

¿Hay que detener el proyecto Willow?

Última actualización el 27 de septiembre de 2023 por Ecologica Life

El lunes 13 de marzo de 2023, el gobierno estadounidense aprobó el Proyecto Willow. Fue uno de los asuntos medioambientales más controvertidos del año. La decisión llegó tras meses de intenso cabildeo y millones de peticiones en línea y vídeos de TikTok contra el Proyecto Willow. Tras la falta de compromisos serios en la reciente COP27 cumbre sobre el clima, los ecologistas sintieron que era un duro golpe.

¿El nuevo proyecto Willow socava los esfuerzos de EE.UU. por eliminar progresivamente los combustibles fósiles? ¿O es sólo un síntoma de nuestra dependencia del petróleo en la transición hacia una economía no petrolera?

¿Qué es el Proyecto Willow de ConocoPhillips?

Mapa del norte de Alaska que muestra la ubicación del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico (NPRA) y la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska (NPRA), donde se lleva a cabo el proyecto del sauce.
Mapa del norte de Alaska que muestra la ubicación del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico (ANWR) y la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska (NPRA). El proyecto willow se desarrolla en la NPRA. Crédito: USGS, Departamento del Interior

Willow es un proyecto de perforación petrolífera en Alaska. El proyecto está dirigido por ConocoPhillips, que gastará en él entre 1.400 y 10.000 millones de euros.

La zona está situada en la vertiente norte de Alaska y forma parte de la Reserva Nacional de Petróleo-Alaska (NPR-A), la mayor extensión de terreno público de Estados Unidos. La Ley de Producción de Reservas Petrolíferas de la Marina de 1976 abrió oficialmente la zona a la explotación de petróleo y gas.

La Ley designaba determinadas zonas para una "máxima protección medioambiental" y establecía criterios especiales para la explotación de petróleo y gas.

El NPR-A es un hábitat importante para los osos polares y decenas de miles de caribúes y patos migratorios. Pero también es una de las zonas más prometedoras para la extracción de petróleo en Estados Unidos.

Un pequeño grupo de caribúes en el Parque Nacional y Reserva de Denali.
Un pequeño grupo de caribúes en el Parque Nacional y Reserva de Denali. Crédito: NPS/Jay Elhard

Pros y contras del Proyecto Willow

El Proyecto Willow ha suscitado un intenso debate en todos los bandos, con partidarios que afirman que Estados Unidos necesita este petróleo y detractores que instan a Biden a no faltar a su palabra e impulsar una legislación que evite la catástrofe climática. Ambos argumentos tienen cierto mérito:

Ventajas del Proyecto Willow

La Casa Blanca argumenta que el petróleo fresco de Alaska contribuirá a garantizar que Estados Unidos disponga de un suministro energético nacional estable. Esto es crucial para reducir la dependencia de la nación y sus aliados de los proveedores de petróleo. Los proveedores extranjeros de petróleo pueden operar bajo regímenes autocráticos y tener normativas medioambientales menos estrictas que las de EEUU. 

En Alaska, las autoridades estatales y muchos nativos afirman que necesitan impulsar una economía en declive. El proyecto dará trabajo a miles de personas. También se espera que Willow genere miles de millones de dólares en actividad económica e ingresos fiscales.

Proyecto Willow contras

Las desventajas obvias del proyecto Willow son que se espera que produzca una gran cantidad de petróleo en los próximos 30 años. La combustión de este petróleo podría dar lugar a la liberación de 278 millones de toneladas adicionales de emisiones de carbono que cambiarían el clima. Es decir cuatro por ciento de las emisiones estadounidenses en 2021.

Si Estados Unidos y Europa quieren cumplir su objetivo de cero emisiones netas para 2050, es necesario que las emisiones disminuyan rápidamente. Esto hace que el proyecto Willow sea aún más controvertido en un momento como éste.

Lamentablemente, es una señal de que NO vamos por buen camino para desprendernos de los combustibles fósiles con la rapidez necesaria.

Y aunque muchos funcionarios de Alaska desean los beneficios económicos de un proyecto de perforación petrolífera, nadie quiere vivir cerca de uno. Los habitantes de Nuiqsut, el pueblo más cercano al proyecto, se oponen a Willow. Esto se debe a que esperan el peor de los impactos negativos.

Los proyectos petrolíferos tienen un impacto negativo en la fauna local, la calidad del aire y pueden provocar posibles desastres medioambientales por vertidos de petróleo. El sitio Vertido de petróleo del Exxon Valdez que se produjo el 24 de marzo de 1989 es un buen ejemplo. El resultado fue la muerte generalizada de la vida marina a lo largo de la costa de Bligh Reef, en Alaska. Llevó a la creación de la Ley de contaminación por hidrocarburos, que permite a la EPA responder rápidamente a los vertidos de petróleo.

Probablemente ha dañado la reputación del Presidente Biden. Biden ahora parece un hipócrita porque a menudo ha abogado por que otras naciones busquen alternativas más limpias al petróleo y al gas natural.

¿Por qué el Presidente Joe Biden aprobó Willow?

La aprobación del proyecto Willow ha conmocionado e indignado a muchos ecologistas. El Presidente Biden prometió detener todas las nuevas perforaciones petrolíferas en tierras federales cuando asumió el cargo. Esto ha llevado a algunos a creer que estaba haciendo un lavado de cara ecológico todo el tiempo.

Hay dos razones por las que la administración Biden ha aprobado este proyecto. La primera es legal: ConocoPhillips tiene arrendamientos en la NPR-A desde los años noventa.

Intentar impedirles perforar podría haber dado lugar a un proceso judicial, que probablemente habría ganado ConocoPhillips. Los contribuyentes habrían perdido millones o miles de millones de dólares. Y habrían podido seguir perforando de todos modos.

La segunda razón es que Biden también prometió a los votantes que abordaría el elevado coste del petróleo y la gasolina. La crisis energética de 2022 caló hondo en la opinión pública. Los precios del petróleo y la gasolina subieron bruscamente tras el inicio de la guerra en Ucrania.

En los últimos meses, Biden ha reconocido que el petróleo sigue desempeñando un papel en la economía. Esto refleja una parte más amplia del problema: Estados Unidos y muchos otros países siguen dependiendo en gran medida del petróleo. Limitar la oferta elevaría los precios, que no es lo que desean los ciudadanos.

La administración Biden dice que ha reducido considerablemente el tamaño del proyecto Willow. Denegó a ConocoPhillips dos de los cinco lugares de perforación propuestos tras una revisión medioambiental. Los grupos ecologistas han afirmado que la revisión no fue suficientemente exhaustiva.

También han obligado a la empresa a renunciar a los arrendamientos de otros terrenos de la zona. Pero estas futuras restricciones se han calificado como 'jurídicamente dudoso'.

Los principales programas climáticos de Biden hasta la fecha se han centrado en ampliar el uso de energías limpias por parte de los consumidores, en lugar de frenar la producción de combustibles fósiles. Por ejemplo, el gobierno de Biden quiere alimentar unos 9,5 millones de hogares con energías renovables para 2025.

¿Puede detenerse el proyecto willow?

Los grupos ecologistas han emprendido acciones legales para intentar detener el proyecto Willow. Se han presentado dos demandas distintas contra el proyecto Willow.

Alaska Wilderness League, Trustees for Alaska, Sierra Club y Sovereign Lupiat for a Living Arctic presentaron una demanda el martes 14 de marzo.

Afirman que, al aprobar el proyecto, el Departamento de Interior de Estados Unidos ha infringido sus propias políticas sobre cambio climático.

Una coalición de grupos ecologistas, entre ellos el Natural Resources Defense Council, the Center for Biological Diversity, y Greenpeace, alegan que el Gobierno finalizó el permiso sin tener en cuenta las objeciones planteadas en otra demanda presentada en el Tribunal de Justicia en 2021.

Las organizaciones buscaban una medida cautelar que finalmente no prosperó. ConocoPhillips depende de las carreteras heladas para construir su proyecto petrolífero. Si la construcción se retrasaba más allá de abril, podría quedar bloqueada durante al menos un año.

Sin embargo no fue así, el lunes 3 de abril de 2023, la juez federal Sharon Gleason del Tribunal de Distrito de Alaska falló a favor del gobierno federal permitiendo que la construcción del proyecto Willow continuara según lo previsto.

A pesar de ello, los grupos ecologistas prosiguen su batalla judicial para impedir que se lleve a cabo el Proyecto Sauce.

¿Hay que detener el proyecto Willow?

Se prevé que en 2030 los gobiernos produzcan el doble de combustibles fósiles de los necesarios para limitar el calentamiento global a 1,5ºC.

Las previsiones de producción de combustibles fósiles también son superiores al objetivo menos ambicioso de 2ºC acordado en el Acuerdo de París. Los expertos han advertido de que incumplir el límite de 2ºC podría ser catastrófico para nuestro planeta y, por supuesto, para nosotros.

Dos gráficos de líneas que muestran la producción mundial de combustibles fósiles y la producción mundial de petróleo entre 2020-2040. Cuatro líneas en los gráficos muestran los planes y proyecciones de los países, las producciones implícitas en los compromisos climáticos, la producción coherente con los compromisos de 2ºC y 1,5ºC.

No tenemos por qué dejar de utilizar petróleo de inmediato. Según un informe, el mundo aún podría producir 40 millones de barriles de petróleo al día en 2040 y seguir en la senda de limitar el calentamiento global a 1,5 grados. Para ponerlo en contexto, la producción mundial en 2022 fue de unos 100 millones de barriles diarios, un nuevo récord.

Hay quien sostiene que las emisiones de petróleo restantes podrían compensarse con emisiones negativas. Esto podría hacerse mediante el secuestro de carbono natural (árboles y algas) o artificial (tecnología). Sin embargo, se trata de un terreno resbaladizo porque las emisiones negativas dependen de la eliminación de carbono de la atmósfera. No todas las emisiones de gases de efecto invernadero pueden compensarse con emisiones negativas y contaminación atmosférica puede tener su propios costes económicos.

Para cumplir los objetivos climáticos, la producción de petróleo tendrá que disminuir en las próximas décadas. La humanidad sólo puede depender hasta cierto punto de las emisiones negativas.

¿Se cancelará el proyecto del sauce? Lo más probable es que no. Mucha gente está enfadada con Biden. Pero Estados Unidos no es el único que no restringe la explotación de los recursos nacionales de combustibles fósiles. Pocas naciones están dispuestas a hacerlo.

Noruega y Canadá, dos países desarrollados ricos con elevados impuestos sobre el carbono, siguen dando luz verde a nuevas extracciones de petróleo y gas. El nuevo gobierno de izquierdas del presidente Gustavo Petro no ha cumplido sus promesas de bloquear nuevas prospecciones petrolíferas, por temor a no poder recuperar los ingresos perdidos.

Esta es también la razón por la que los países con bajos ingresos por combustibles fósiles están formando coaliciones, como el Alianza Beyond Oil and Gas, cuyos miembros (entre ellos Dinamarca y Costa Rica) se han comprometido a eliminar progresivamente la extracción de combustibles fósiles.

En respuesta a la crisis energética de 2020, los gobiernos aumentaron las subvenciones al consumo de combustibles fósiles en la cifra récord de 1 billón de dólares. Los gobiernos europeos incluso abandonaron sus planes de detener las perforaciones en el Mar del Norte. Lo que hemos visto en 2022 es que los ciudadanos no quieren pagar precios más altos por la energía y los combustibles.

Restringir el suministro de combustibles fósiles para crear un "precio sombra del carbono" es, por tanto, políticamente inviable debido a la reacción de la opinión pública. Por otra parte, la introducción de impuestos sobre el carbono que reduzcan la demanda de combustibles fósiles es difícil de aprobar y puede no ser suficiente para fomentar un cambio real hacia las energías renovables.

No cabe duda de que es difícil gestionar la transición de la combinación energética. Es lo que académicas como Sara Hastings-Simon y Emily Grubert llaman el 'a mitad de la transición', donde los combustibles fósiles y los sistemas de carbono cero deben coexistir limitándose mutuamente. Imaginemos un país en el que 70% de personas se desplazan en coches eléctricos. ¿Qué empresas gestionarían las 30% restantes de gasolineras? ¿Quién mantendrá las perforaciones con fugas cuando algunas empresas petroleras y gasísticas quiebren?

Los gobiernos preocupados por el medio ambiente siguen aprobando a menudo nuevos proyectos de petróleo y gas por razones similares a las que llevaron a Estados Unidos a aprobar el proyecto Willow.

En primer lugar, afirman que si ellos no producen el petróleo, otras naciones lo harán. Algunos otros países pueden tener leyes medioambientales más laxas. Por el contrario, pueden estar gobernados por tiranos hostiles que utilizan el dinero del petróleo para financiar invasiones o represión. Además, puesto que el petróleo se va a bombear de todos modos, ¿por qué no asegurarse de que los puestos de trabajo y el dinero se quedan en casa?

El segundo argumento para desarrollar proyectos de combustibles fósiles es que es mejor reducir la demanda de combustible que reducir la oferta de petróleo y gas. Dado que los gobiernos son reacios a permitir reducciones de la oferta que conlleven mayores costes y, por tanto, una menor demanda, este argumento también tiene cierto mérito.

Si luchan contra proyectos como Willow y tienen éxito, es poco probable que afecten a la demanda de petróleo; Estados Unidos simplemente obtendrá su petróleo de otro lugar, a un precio más alto. El precio del petróleo sube para el consumidor, pero la demanda sigue siendo más o menos la misma.

Limitar la oferta de combustibles fósiles es todo un reto porque distintos agentes quieren beneficiarse de su venta y el público quiere disfrutar de precios bajos cuando los compra.

Dado que el gobierno de Biden no puede reducir directamente la demanda gravando los combustibles fósiles ni reducir directamente la oferta deteniendo las perforaciones para obtenerlos, podría considerar una tercera opción: restringir la disponibilidad de tecnología que queme combustibles fósiles. Aunque esto suele ser impopular porque afecta a muchas empresas, al menos es políticamente más factible gravar o prohibir la instalación de nuevos equipos que funcionen con combustibles fósiles en el futuro, como vehículos, hornos o calderas.

Pero para que esto ocurra, la tecnología de las energías renovables y la infraestructura que la respalde deben estar ya implantadas. No podemos cambiar hoy a los coches eléctricos si no disponemos de las centrales eléctricas necesarias. Del mismo modo, deben existir sistemas para reciclar los materiales al final de su vida útil, como las baterías de los coches eléctricos. Toyota y Nissan han encontrado usos interesantes para sus viejas baterías de coches eléctricos.

Por tanto, los gobiernos deberían plantearse invertir en infraestructuras de apoyo a las tecnologías de energías renovables para que los consumidores puedan hacer el cambio. Una vez creada la infraestructura, los gobiernos pueden empezar a gravar las tecnologías basadas en combustibles fósiles, para fomentar el cambio a la alternativa renovable. Los Países Bajos son un ejemplo destacado de esto.

Sin duda, la tecnología marcará el camino para resolver la crisis climática. Tenemos que centrar nuestra energía en proporcionar a los consumidores fuentes de energía renovables para reducir su huella de carbono.

Lea aquí ¿hay que acabar con las subvenciones a los combustibles fósiles?

Plan Europa Contaminación Cero: En marcha

¡Deja de beber té en bolsitas! Tienen plástico

¿Llevas ropa sostenible?

Guía de sustancias químicas para siempre (PFAS)

La capa de ozono: Pasado, presente y controversia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deje el campo de abajo vacío.

También le puede gustar