Crédito: Oleksandr Pidvalnyi/Pexels

¿Hay que compensar las emisiones de carbono de las aerolíneas?

Última actualización en junio 1, 2023 por Ecologica Life

Ser neutro en carbono está muy de moda hoy en día. Muchas empresas quieren parecer más ecológicas, algunas están haciendo algo para ayudar al planeta y otras simplemente están haciendo un lavado de cara ecológico.

Hoy en día, muchas aerolíneas ofrecen compensar las emisiones de carbono de su vuelo al comprar el billete. En este artículo queremos analizar a dónde va realmente este dinero, si merece la pena compensar las emisiones de su vuelo y si las aerolíneas están haciendo lo suficiente para "volverse ecológicas".

¿Qué es la compensación de emisiones de carbono?

La compensación de carbono, es la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, realizada para compensar las emisiones generadas en otro lugar.

Un diagrama que muestra cómo funciona la compensación de carbono.
Crédito: Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

En teoría, el dinero gastado en créditos de carbono, a veces llamados "compensaciones", permite un impacto climático real que de otro modo no se habría producido.

Sin embargo, críticas señalan que las compensaciones de carbono no son distintas de la "indulgencias", donde un individuo compraba un lugar en el cielo antes de ir y cometer los pecados que quisiera (incluyendo pero no limitado a la bebida y la prostitución). Cuanto más pagabas, más podías pecar y aun así ir al cielo.

También hay un sitio web falso cheatneutral.com que se ha creado para parodiar la compensación de carbono. El sitio ofrece una especie de compensación por engañar a tu pareja. "CheatNeutral compensa tu engaño financiando a otra persona para que te sea fiel y no te engañe. Esto neutraliza el dolor y la emoción infeliz y te deja con la conciencia tranquila".

Sin embargo, hacer trampas y compensar no es lo mismo. Para entender si la compensación merece la pena, es necesario comprender por qué son importantes las emisiones y cómo las compensan las aerolíneas.

¿Por qué son importantes las emisiones?

Emisiones de la aviación se calcula que representan entre 2,5 y 2,8% del total de emisiones de gases de efecto invernadero en la UE cada año.

Las emisiones de gases de efecto invernadero son una de las principales causas de el cambio climático o calentamiento global. El cambio climático nos afecta a todos, y los científicos han emitido claras advertencias a la humanidad sobre la graves consecuencias que experimentaremos si superamos los límites de 1,5 ºC y 2 ºC establecidos en el Acuerdo de París.

Un análisis crítico de las compensaciones de carbono publicado por la Comisión Europea en 2017, que constató que 85% de los proyectos revisados en el marco del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) de la ONU no cumplieron su objetivo de reducir las emisiones.

¿Cómo compensan las aerolíneas sus emisiones de carbono?

Los motores de los aviones producen y liberan al medio ambiente gases de efecto invernadero, partículas en suspensión y vapor de agua. Es esta mezcla la que los hace tan contaminantes, pero como el CO2 es el gas de efecto invernadero más común, es el que se compensa.

El dióxido de carbono producido durante un vuelo sigue liberándose a la atmósfera, aunque los vuelos se compensen. La compensación de emisiones de carbono intenta compensar su parte del dióxido de carbono liberado reduciéndolo en otro lugar, lo que ayuda a ralentizar el ritmo de liberación mundial de dióxido de carbono.

A menudo se trata de calcular la cantidad de CO2 producida por cada vuelo y financiar un proyecto que reduzca el CO2 en la misma cantidad.

Las compañías aéreas suelen utilizar dos categorías principales de proyectos de compensación. La primera son las iniciativas forestales que detienen la tala de los árboles existentes o plantan otros nuevos. Los árboles pueden secuestrar (almacenar) carbono en el suelo a lo largo de su vida, pero pueden tardar 50 o incluso 100 años en eliminar efectivamente una cantidad significativa de CO2 atmosférico y almacenarlo en el suelo.

La segunda categoría son los proyectos energéticos, que invierten en energías renovables o en bienes energéticamente eficientes para reducir la cantidad de combustibles fósiles utilizados; estas iniciativas pueden compensar el carbono más rápido que plantar árboles.

Ambas categorías suelen reportar beneficios sociales y medioambientales adicionales a los países en los que se ubican.

¿Merece la pena compensar las emisiones de carbono?

La compensación de las emisiones de carbono parece bastante sencilla, por lo que muchos viajeros frecuentes pagarán el dinero extra para viajar sin culpa.

Algunas organizaciones se proponen certificar si el dinero donado para compensar las emisiones de carbono marcará una diferencia real. Estándar de oro es una de estas organizaciones, con sede en Ginebra. Para que la compensación de carbono tenga éxito, un proyecto de compensación de carbono debe cumplir seis requisitos establecidos por Gold Standard.

  • Adicionalidad: El proyecto no se habría realizado si no se hubiera utilizado el dinero de la compensación de carbono para financiarlo.
  • Realidad: No puedes plantar árboles en un lugar si piensas talarlos en otro.
  • Permanente: No puede deshacerse en el futuro. Esto es complicado: ¿cómo se puede garantizar que los árboles no se talarán dentro de 50 o 100 años?
  • Mensurable: cuantifica el cambio con una tecnología sólida.
  • Verificación independiente: por un auditor externo cualificado
  • Único: Sin doble cómputo ni doble reclamación

Así que si decides compensar, comprueba el sistema de compensación de tu aerolínea: ¿cómo se calcula? ¿Está certificado por Gold Standard o Carbon Standard?

Por desgracia, aunque su compañía aérea utilice un sistema de compensación certificado, eso no es ninguna garantía. Heather Rogers, autora de Green Gone Wrong, visitó varios sistemas de compensación en India y descubrió muchas anomalías. Por ejemplo, no se le permitió visitar una central eléctrica de biomasa con certificación Gold Standard, a pesar de que sus empleados habían planteado varios problemas, entre ellos la venta de árboles talados para el uso previsto de la central como combustible.

¿Merece la pena compensar las emisiones de carbono? Sí y no. Aunque algunas compensaciones de carbono por sí solas pueden ayudar en la lucha para detener el cambio climático, la compensación de carbono no reduce realmente las emisiones. Reducir nuestras emisiones es la clave para detener el cambio climático, y la compensación es un terreno resbaladizo para muchas empresas y particulares que creen que están poniendo de su parte para reducir su huella de carbono cuando en realidad no es el verdadero cambio que necesitamos.

Para poner las cosas en perspectiva, el PNUMA calcula que hay un desfase de 15.000 millones de toneladas de emisiones de CO2 entre las políticas actuales y lo que se necesita para evitar un calentamiento global de 2ºC.

En otras palabras, a pesar de lo que las empresas y otras organizaciones puedan afirmar, las compensaciones de carbono representan actualmente menos de 1% del trabajo necesario para mantenerse en una trayectoria de 2ºC y 0,4% del esfuerzo necesario para mantenerse en una trayectoria de 1,5ºC. Las aerolíneas y las empresas deben centrarse en la reducción de emisiones, no sólo en la compensación.

En conclusión, la compensación de carbono no es mala en sí misma. Si está certificada, cabe la posibilidad de que haga algún bien, sobre todo si apoya proyectos en países en desarrollo. Pero no debe utilizarse para sentirse mejor con actividades que producen muchas emisiones de carbono, como volar. La compensación es un buen punto de partida, pero debe formar parte de otras medidas para reduzca su huella de carbono (o convertirse en carbono neutral).

¿Podrían ser más ecológicas las aerolíneas?

Hay tecnologías emergentes que podrían reducir el impacto ambiental de la aviación, como los biocombustibles y los aviones eléctricos. Estas tecnologías llevarán tiempo porque requieren inversiones considerables y años de pruebas de seguridad.

Todavía estamos muy lejos de una aviación verdaderamente ecológica. Sin embargo, es probable que en la próxima década veamos más aviones propulsados por biocombustibles, electricidad e hidrógeno.

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), que representa a unas 300 compañías aéreas, se ha comprometido a conseguir que el sector de la aviación sea neutro en emisiones de carbono para 2050. Queda por ver si la tecnología y la infraestructura estarán firmemente implantadas para apoyar la neutralidad de carbono en 2050, pero Las barreras actuales a la aviación verde lo hacen improbable.

Existe un problema de producción, aunque las aerolíneas estén dispuestas a comprometerse a volar con aviones más ecológicos. La oferta actual de aviones ecológicos nuevos es insuficiente. El tiempo de espera típico para la entrega es de cinco años.

Esto afecta a la adopción de combustibles sostenibles como el hidrógeno y la biomasa. No habrá el nivel de demanda de combustibles sostenibles que una empresa energética necesita para convertirlo en un producto financieramente viable si no hay aviones que los utilicen.

Luego están los aviones eléctricos. Por desgracia, los fabricantes de baterías aún no han desarrollado una batería con la longevidad o la aerodinámica necesarias para vuelos comerciales largos o incluso típicos. Por ahora, los aviones eléctricos sólo son viables para vuelos locales.

La extracción de minerales para las baterías eléctricas tiene sus propios problemas medioambientales, con la minería del litio destruyendo zonas utilizadas por grupos indígenas en Chile. También los niños son utilizados como esclavos en la extracción de cobalto en la República del Congo.

La clave de la adopción generalizada, como ocurre con tantas otras tecnologías verdes, parece ser la innovación. ¿Podemos perfeccionar los combustibles sostenibles? ¿Podemos fabricar baterías eléctricas que duren y no arruinen vidas en el proceso? ¿Pueden los aeropuertos ser realmente sostenibles?

En Ecologica.life somos optimistas, así que creemos que todas las respuestas son afirmativas. La aviación ecológica es un campo emergente, y los oportunistas e innovadores se beneficiarán sin duda de ayudar a la industria aeronáutica a volverse ecológica.

Por ahora, sin embargo, tenemos que evitar volar a menos que sea necesario y utilizar modos de transporte más ecológicos, como el tren, siempre que sea posible, hasta que la industria de la aviación pueda cumplir su promesa de cero emisiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deje el campo de abajo vacío.

También le puede gustar