La imagen muestra a una anciana sentada con un vaso de café desechable, que se ha demostrado que libera microplásticos
¿Realmente necesitamos vasos desechables?

Cómo los microplásticos pueden alterar las hormonas

Última actualización en enero 10, 2024 por Ecologica Life

El primer plástico totalmente sintético se creó en 1907. Ahora dependemos de los plásticos en todos los aspectos de nuestra vida. Si se mantienen las tendencias actuales de producción y gestión de residuos, unos 12.000 millones de toneladas métricas de residuos plásticos podrían llegar al medio natural en 2050.

Nuestro aumento de la producción de plástico ha provocado que los microplásticos (MP) se encuentren por todas partes en el medio ambiente. Recientemente hemos descubierto MP en muestras de sangre humana. Es probable que los MP y otras sustancias químicas utilizadas en la producción de plásticos alteren nuestros sistemas hormonales.

Las pruebas sugieren que los MP y las sustancias químicas asociadas pueden afectar al sistema endocrino de los mamíferos, provocando efectos perjudiciales en los sistemas digestivo, reproductivo e inmunitario, entre otros. Aunque puede que los plásticos no nos estén matando de forma inmediata, tenemos que replantearnos seriamente nuestra relación a largo plazo con los plásticos, por nosotros mismos y por el planeta.

En este artículo analizaremos de dónde proceden los microplásticos y por qué están por todas partes, cómo pueden alterar el organismo los microplásticos y las sustancias químicas asociadas a la producción de plástico y qué soluciones hay a nuestra adicción a un material que está... por todas partes.

Contaminación por microplásticos

Hasta la fecha (18/12/2023), 4076 especies se han visto afectadas por los residuos plásticos sólo en el medio acuático (¡Éstas son sólo las especies de las que se tiene constancia!). Se prevé que para 2050, el plástico se encuentra en el tubo digestivo de 99% todas las especies de aves marinas.

Cuando el plástico se degrada, se descompone en pequeñas partículas de plástico llamadas microplásticos (MP) o partículas aún más pequeñas llamadas nanoplásticos (NP).

Imagen que muestra el tamaño de los fragmentos de microplásticos y su procedencia
Imagen que muestra los tamaños de los fragmentos de microplástico y su procedencia. Fuente: S. Primpke et al. Anal. Bioanal. Chem. 410, 5131?5141 (2018). CC 4.0

Los biólogos marinos conocen las partículas microplásticas desde hace dos o tres décadas. Los océanos están llenos de ellas.

Hasta hace poco, no sabíamos que los microplásticos estaban presentes en nuestra vida cotidiana. Ahora sabemos que se encuentran en nuestro aire, en el agua, en leche y sangre. Estos microplásticos se filtran de los plásticos cotidianos e incluso de las fibras de plástico de nuestra ropa (fibras de poliéster). Se han detectado casi nueve formas diferentes de microplásticos en las heces humanas de varios países.

El plástico está presente en todos los aspectos de la vida cotidiana. Y no es de extrañar, el plástico es un material barato de producir. Es resistente, fiable y mantiene nuestros alimentos a salvo de la contaminación.

Pero la descomposición del plástico en microplásticos es el lado oscuro de nuestra adicción al plástico. Este proceso se acelera con el calor. Por eso hemos descubierto recientemente que los biberones desprenden microplásticos cuando se calientan, o incluso de las bolsitas de té cuando se sumergen en agua caliente.

Microplásticos en el medio ambiente

Entonces, ¿cuántas de estas diminutas partículas de plástico acaban en nuestro medio ambiente?

En primer lugar, hay que distinguir entre microplásticos "primarios" y "secundarios". Los MP primarios se crean intencionadamente y pueden encontrarse en productos como los cosméticos (por ejemplo, los exfoliantes). Los MP secundarios empiezan como plástico normal y se descomponen en trozos más pequeños debido a la luz solar, el calor y las olas del mar. Tanto los plásticos primarios como los secundarios pueden acabar en el medio ambiente.

Los microplásticos pueden descomponerse en nanoplásticos, difíciles de detectar por su pequeño tamaño.

En Europa y Norteamérica, cada año se añaden a los campos agrícolas entre 63.000 y 430.000 toneladas y entre 44.000 y 300.000 toneladas de microplásticos a través de los lodos de depuradora.

En los ecosistemas marinos, cada año llegan a los océanos entre 5 y 13 millones de toneladas de residuos plásticos. Como resultado, es probable que haya unos 24,4 billones de microplásticos flotando en la capa superior del océano.

En muchas partes del mundo no disponemos de datos sobre la cantidad de MP que se añade a las tierras agrícolas. Sin duda es una llamada de atención para que comprendamos y abordemos la proliferación de estos diminutos contaminantes en nuestro medio ambiente.

Plástico desde el nacimiento y durante toda la vida

Es sorprendente pensar que nuestra interacción con el plástico comienza casi desde el momento en que nacemos y continúa a lo largo de toda nuestra vida.

Tomemos, por ejemplo, los biberones de plástico, un elemento omnipresente en las primeras etapas de la vida. Desde la alimentación de nuestros recién nacidos hasta el almacenamiento de nuestros alimentos, el plástico está en todas partes.

Lo extraño de todo esto es que si intentaras eliminar 100% del plástico de tu vida diaria, sería todo un reto (aunque puede hacerse). Parece como si siempre hubiéramos vivido así, pero no es así. Como se dice en la introducción, el verdadero plástico sintético se inventó en 1907, aunque no se produjo en masa hasta los años cincuenta.

Esta es una de las razones por las que sólo ahora estamos despertando a los efectos nocivos del plástico en nuestra salud y el medio ambiente; el uso de plástico es apenas un parpadeo en la línea de tiempo humana.

A pesar de ser un parpadeo en nuestra historia, hemos convertido las MP en omnipresentes en el medio ambiente. La pregunta que surge de forma natural es: ¿cómo afectan las MP a nuestro organismo y a nuestra salud? En la actualidad existen pruebas fehacientes de que las MP pueden afectar a nuestros sistemas hormonales.

Efectos de los microplásticos y las EDC en el sistema endocrino

Por tanto, para evaluar el impacto de los microplásticos en el organismo debemos tener en cuenta dos cosas. En primer lugar, cómo afecta físicamente al cuerpo la presencia del microplástico en él. En segundo lugar, cómo afecta al organismo la composición química del microplástico.

Algunas sustancias químicas están clasificadas como alteradores endocrinos (EDC). Muchas de ellas se utilizan como aditivos en la fabricación de plásticos.

Los microplásticos y nanoplásticos y sus aditivos tóxicos pueden atravesar distintas membranas biológicas. Una vez dentro, pueden interferir con diversos receptores hormonales. Esto puede tener efectos adversos en diferentes partes del sistema endocrino (hormonal) de los mamíferos. Entre las regiones potencialmente afectadas se encuentran el hipotálamo, la glándula tiroides, la glándula suprarrenal, la hipófisis y los sistemas reproductores masculino y femenino.

El diagrama muestra cómo los microplásticos y su exposición química asociada pueden afectar a las glándulas endocrinas.
Los microplásticos y su exposición química asociada pueden afectar a las glándulas endocrinas. Créditos: Ullah, Ahmad, Guo, Ullah, Ullah, Nabi y Wanghe/Fronteras en Endocrinología.

Además, las MP y las NP pueden absorber y actuar como medio de transporte de EDC (por ejemplo, bisfenoles, compuestos perfluorados [PFAS], hidrocarburos aromáticos policíclicos, metales pesados). Estas mismas EDC también se utilizan habitualmente como aditivos en la fabricación de plásticos.

El bisfenol A (BPA) es un EDC conocido y se utiliza para forrar cosas como tazas de café (incluso de papel). En general, los EDC no están unidos covalentemente (fuertemente) a los plásticos. Esto facilita que se filtren en la leche, el agua y otros líquidos. Una vez que hemos bebido estos líquidos, estas sustancias químicas quedan libres para alterar nuestro sistema endocrino e incluso pueden acumularse en nuestro organismo.

Cuanto más expuestos estemos a los plásticos, más probabilidades tendremos de estar expuestos a las EDC.

La ciencia: Cómo alteran las glándulas endocrinas los MP y los EDC

He separado esta sección para los lectores que estén interesados en la ciencia más profunda de esto. Si no es así, puede saltarse esta sección.

Los EDC alteran la expresión de varios receptores hormonales e interfieren en la síntesis, secreción, transporte y acción de las hormonas, lo que provoca anomalías endocrinas y del desarrollo.1-2

Aunque se necesitan más estudios, hay varios que han demostrado cómo los MP y los EDC alteran la glándula tiroides en humanos y en ratas.3 Los efectos incluyen disfunción tiroidea, disminución de los niveles de hormonas tiroideas y lesiones tímicas.

En ratas, ratones y cerdos, se ha observado que los MP reducen la calidad del esperma, disminuyen los niveles de testosterona, aumentan la apoptosis y la necrosis en los testículos y otros efectos adversos diversos.3 También se ha observado que los MP aumentan el estrés oxidativo en los ovarios y disminuyen el embarazo, entre otros efectos adversos en ratones.3

Se ha demostrado en ratas y ratones que los EDC provocan una disminución significativa de las neuronas hipotalámicas, activan los astrocitos, inducen la pubertad precoz en las ratas hembra y aumentan el estrés oxidativo en el hipotálamo, entre otros efectos adversos.3

Se han estudiado en ratas y ratones varios trastornos metabólicos, desequilibrios de la microbiota intestinal y alteraciones de la función de barrera intestinal causados por los microplásticos. La exposición a MP también se ha asociado a alteraciones del comportamiento neurológico y estrés bioquímico en ratas.4

Efectos del Caballo de Troya

La gran superficie y la naturaleza hidrófoba de las MP las convierten en eficaces transportadores de diversos contaminantes, como los EDC, los metales pesados y otros compuestos orgánicos nocivos. Varios EDC transportados por MP o NPs son estructuralmente similares a receptores hormonales específicos.

Esto provoca efectos adversos en los mamíferos a través de procesos de bioacumulación y biomagnificación. Este fenómeno, denominado "Efecto caballo de Troya" de los MP, da lugar a diversos cambios sinérgicos, de comportamiento, histológicos y biomoleculares.

Se cree que los MP y los NP alteran los ejes hipotalámico-hipofisario, incluido el eje hipotalámico-hipofisario-tiroideo/suprarrenal/testicular/ovárico. El resultado es un aumento del estrés oxidativo, toxicidad reproductiva, neurotoxicidad, citotoxicidad, anomalías del desarrollo, reducción de la calidad del esperma e inmunotoxicidad.

Se sabe que las MP se acumulan en diversas partes del cuerpo, interfieren en las vías bioquímicas y afectan a las funciones celulares al penetrar en las membranas biológicas de forma dependiente del tamaño.

Las investigaciones sugieren que las MP de tamaños comprendidos entre 0,1 y 10 µm son capaces de atravesar barreras biológicas como la BBB y la placenta, y pueden acumularse en tejidos como el hígado y el cerebro. Las MP de menos de 150 micras pueden atravesar el tracto gastrointestinal, mientras que las de menos de 5 micras pueden acumularse en los macrófagos y ser transportadas al torrente sanguíneo y al bazo.5-6

Existen pruebas fehacientes de los efectos directos de los MP y los NP sobre el tiroides, los testículos y los ovarios.3 Sin embargo, se necesitan más estudios para evaluar los efectos directos sobre el hipotálamo, la hipófisis y las glándulas suprarrenales.

Para profundizar en cómo interactúan los MP con los distintos órganos, leer esta reseña.

Soluciones (¿Soluciones sencillas?)

Puede que los microplásticos estén afectando a nuestra salud, pero esto no significa un peligro inmediato para nosotros. Si el plástico fuera inmediatamente mortal, ya nos habríamos dado cuenta. Dicho esto, la presencia de microplásticos en nuestro organismo es motivo de preocupación.

Es posible que estas partículas tengan pequeños efectos en nuestro cuerpo que se acumulen con el tiempo. Estamos produciendo más plástico con el tiempo, lo que puede aumentar estos efectos, esto es especulativo pero no carente de razón. Las pruebas analizadas en este artículo sugieren que deberíamos replantearnos nuestra exposición a largo plazo a productos que utilizan o están hechos de plástico.

Los residuos plásticos son un problema social, ecológico y quizá ahora también sanitario. A pesar de ello, el plástico es indispensable, extremadamente útil y omnipresente en la vida cotidiana. Hoy en día no nos resulta tan fácil dejar de producir y utilizar plástico, aunque es bien sabido que los residuos plásticos son perjudiciales para la vida.

El plástico existe desde hace unos 100 años y nos ha permitido vivir la vida con más comodidad y confort. Pero, ¿merece esta comodidad la pena para nuestra salud? Cambiar nuestra relación con el plástico significa cambiarlo todo: cómo lo envasamos, cómo lo compramos y cómo interactuamos con él. Pero esforzarnos por un mañana mejor (si nuestro corazón está en el lugar adecuado) puede hacernos mejores personas hoy.

Ya hay iniciativas que intentan resolver este problema a escala mundial. Ocean Clean Up está haciendo un trabajo espectacular para eliminar el plástico de los océanos y ríos del mundo.. La UE da prioridad a un economía circular, reciclar 60% de sus residuos de aquí a 2030 y libre de contaminación en 2050. Aunque queda mucho por hacer, estamos dando algunos pasos deliberados en la dirección correcta. Pero, ¿y los ciudadanos? ¿Qué puede hacer para ayudar?

A la luz de estas nuevas pruebas de que el plástico, este material milagroso, puede estar perjudicando nuestra salud y, con toda seguridad, está dañando el medio ambiente, recomiendo que las personas se esfuercen por hacer tres cosas; Reducir, sustituir, reciclar (Explicaré por qué he utilizado sustituir en lugar de reutilizar a continuación).

Primero, reducir o consumir responsablemente. Cuanto menos plástico compres, menos acabará en el medio ambiente. Esto se aplica a la ropa, que ahora se fabrica con fibras de poliéster. Compra lo que necesites. No compres ropa para tirarla, no compres comida ni bebida que no vayas a consumir, compra sólo lo que necesites.

Segundo, sustituir. Piensa en todas las cosas de tu vida que están hechas de plástico pero que podrían no estarlo. El café para llevar que compras por la mañana (recuerda, los vasos de papel siguen siendo de plástico), ¿podría sustituirlo? ¿Podría tomarse un café en casa en su lugar, o sentarse a tomar un café (en una taza de cerámica), realmente tiene tanta prisa que necesita comprar vasos desechables todos los días?

Tercero, reciclar. Si necesitas algo y no puedes sustituirlo, lo mejor es reciclar. Esto incluye la reutilización. Reciclar no siempre significa depositar las cosas en el contenedor adecuado, también puede significar encontrar otro uso para esa ropa, o encontrar un nuevo uso para tu vieja maceta.

Recuerda que tirar cosas no hace más que agravar el problema. No es necesario que cunda el pánico y tires todos los objetos de tu casa porque sean de plástico, pero deberías intentar reducir la cantidad de plástico que compres en el futuro, sustituir el plástico que compres por materiales reutilizables y sostenibles, y reciclar todo lo que no necesites o tengas que tirar.

Intentar vivir sin plásticos puede ser un quebradero de cabeza (Te saludo si decides ir a por ello), así que empieza poco a poco. ¿Qué puedes hacer para reducir tu consumo de plástico? ¿Dónde puedes comprar menos plástico? ¿Qué otros materiales puedes utilizar?

En conclusión, reconozco que no podemos dejar de usar plástico hoy. Pero, si hacemos pequeños cambios en nuestras vidas para comprar y usar menos plástico, un millón de personas haciendo pequeños cambios marcará una diferencia significativa, imagina lo que podrían hacer mil millones. Piensa cómo puedes contribuir a la crisis del plástico; Reducir, sustituir, reciclar.

Si le preocupan los microplásticos en su vida, lea nuestros Consejos para evitar los microplásticos.

Esta guía sin plástico ofrece medidas más concretas y prácticas para reducir el consumo de plástico.

¿Qué le parece? Háganoslo saber en los comentarios.

Referencias

  1. Campanale C, Massarelli C, Savino I, Locaputo V, Uricchio VF. A Detailed Review Study on Potential Effects of Microplastics and Additives of Concern on Human Health. Int J Environ Res Public Health. 2020 Feb 13;17(4):1212. doi: 10.3390/ijerph17041212. PMID: 32069998; PMCID: PMC7068600.
  2. Yilmaz B, Terekeci H, Sandal S, Kelestimur F. Endocrine disrupting chemicals: exposure, effects on human health, mechanism of action, models for testing and strategies for prevention. Rev Endocr Metab Disord. 2020 Mar;21(1):127-147. doi: 10.1007/s11154-019-09521-z. PMID: 31792807.
  3. Ullah S, Ahmad S, Guo X, Ullah S, Ullah S, Nabi G, Wanghe K. A review of the endocrine disrupting effects of micro and nano plastic and their associated chemicals in mammals. Front Endocrinol (Lausana). 2023 Jan 16;13:1084236. doi: 10.3389/fendo.2022.1084236. PMID: 36726457; PMCID: PMC9885170.
  4. Amereh F, Babaei M, Eslami A, Fazelipour S, Rafiee M. The emerging risk of exposure to nano(micro)plastics on endocrine disturbance and reproductive toxicity: From a hypothetical scenario to a global public health challenge. Environ Pollut. 2020 Jun;261:114158. doi: 10.1016/j.envpol.2020.114158. Epub 2020 Feb 10. PMID: 32088433.
  5. Kannan K, Vimalkumar K. A Review of Human Exposure to Microplastics and Insights Into Microplastics as Obesogens. Front Endocrinol (Lausana). 2021 Aug 18;12:724989. doi: 10.3389/fendo.2021.724989. PMID: 34484127; PMCID: PMC8416353.
  6. Banerjee A, Shelver WL. Micro- and Nanoplastic-Mediated Pathophysiological Changes in Rodents, Rabbits, and Chickens: A Review. J Food Prot. 2021 Sep 1;84(9):1480-1495. doi: 10.4315/JFP-21-117. PMID: 34347096.

Lecturas complementarias

  • Amereh F, Babaei M, Eslami A, Fazelipour S, Rafiee M. The emerging risk of exposure to nano(micro)plastics on endocrine disturbance and reproductive toxicity: From a hypothetical scenario to a global public health challenge. Environ Pollut. 2020 Jun;261:114158. doi: 10.1016/j.envpol.2020.114158. Epub 2020 Feb 10. PMID: 32088433.
  • Schell T, Rico A, Cherta L, Nozal L, Dafouz R, Giacchini R, Vighi M. Influencia de los microplásticos en la bioconcentración de contaminantes orgánicos en peces: ¿Es preocupante el efecto "caballo de Troya"? Environ Pollut. 2022 Aug 1;306:119473. doi: 10.1016/j.envpol.2022.119473. Epub 2022 May 16. PMID: 35580714.
  • Schwabl P, Köppel S, Königshofer P, Bucsics T, Trauner M, Reiberger T, Liebmann B. Detección de diversos microplásticos en heces humanas: A Prospective Case Series. Ann Intern Med. 2019 Oct 1;171(7):453-457. doi: 10.7326/M19-0618. Epub 2019 sep 3. PMID: 31476765.
  • Wang J, Li Y, Lu L, Zheng M, Zhang X, Tian H, Wang W, Ru S. Polystyrene microplastics cause tissue damages, sex-specific reproductive disruption and transgenerational effects in marine medaka (Oryzias melastigma). Environ Pollut. 2019 Nov;254(Pt B):113024. doi: 10.1016/j.envpol.2019.113024. Epub 2019 ago 7. PMID: 31454586.
  • Derakhshan A, Shu H, Broeren MAC, Lindh CH, Peeters RP, Kortenkamp A, Demeneix B, Bornehag CG, Korevaar TIM. Asociación de la exposición a ftalatos con la función tiroidea durante el embarazo. Environ Int. 2021 Dec;157:106795. doi: 10.1016/j.envint.2021.106795. Epub 2021 Aug 4. PMID: 34358912.
  • De Falco M, Sellitti A, Sciarrillo R, Capaldo A, Valiante S, Iachetta G, Forte M, Laforgia V. Nonylphenol effects on the HPA axis of the bioindicator vertebrate, Podarcis sicula lizard. Chemosphere. 2014 Jun;104:190-6. doi: 10.1016/j.chemosphere.2013.11.014. Epub 2013 nov 28. PMID: 24290296.
  • Geyer R, Jambeck JR, Law KL. Producción, uso y destino de todos los plásticos jamás fabricados. Sci Adv. 2017 Jul 19;3(7):e1700782. doi: 10.1126/sciadv.1700782. PMID: 28776036; PMCID: PMC5517107.
  • Wilcox C, Van Sebille E, Hardesty BD. Threat of plastic pollution to seabirds is global, pervasive, and increasing. Proc Natl Acad Sci U S A. 2015 Sep 22;112(38):11899-904. doi: 10.1073/pnas.1502108112. Epub 2015 ago 31. Fe de erratas en: Proc Natl Acad Sci U S A. 2016 Jan 26;113(4):E491. PMID: 26324886; PMCID: PMC4586823.
  • Galloway TS, Cole M, Lewis C. Interactions of microplastic debris throughout the marine ecosystem. Nat Ecol Evol. 2017 Apr 20;1(5):116. doi: 10.1038/s41559-017-0116. PMID: 28812686.
  • Baho DL, Bundschuh M, Futter MN. Microplásticos en ecosistemas terrestres: Moving beyond the state of the art to minimize the risk of ecological surprise. Glob Chang Biol. 2021 Sep;27(17):3969-3986. doi: 10.1111/gcb.15724. Epub 2021 Jun 13. PMID: 34042229.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deje el campo de abajo vacío.

También le puede gustar